domingo, 6 de junio de 2010

Sueños en la Oscuridad (10)

Esa noche no dormí bien. Mi subconsciente saltaba de un sueño a otro y mi mente no lograba asimilarlo. Por la mañana al despertar, sentía todo mi cuerpo dolorido y cuando entré en la ducha me demoré más de lo normal para intentar aliviar mis músculos con agua caliente. Al salir, ya me sentía algo mejor, bajé a la cocina a desayunar y descubrí lo tarde que era al ver que mis padres ya se habían ido a trabajar y me habían dejado una nota en la nevera.
“Cariño, volveremos a la hora de comer. Haz la comida. Te queremos.”
Suspiré, últimamente con mi madre y mi padre trabajando apenas nos veíamos mucho y echaba de menos las horas que pasaba con ellos. En fin, no tenía que comenzar a preparar la comida hasta dentro de dos horas, así que decidí empezar con las tareas que me habían mandando en clase para el fin de semana y si me daba tiempo me daría un baño en la piscina.
Comencé con mis tareas y a la hora ya las había terminado, así que me puse mi traje de baño y salí al jardín donde la piscina me esperaba. Dejé la toalla encima de una silla y me acerqué al borde. Metí un pie en el agua y descubrí que estaba tibia, tenia la temperatura perfecta, así que poco a poco me fui metiendo hasta que el agua me cubrió por completo. Nade durante un buen rato para despejar mi cuerpo y mi mente y cuando me di cuenta, la hora de preparar la comida había llegado. Salí del agu, me sequé bien y me fui a la cocina. Cuando ya casi estaba terminando, llegaron mis padres. Se los veía bastante cansados pero en cuanto me vieron me dirigieron una de sus magnificas sonrisas. Me saludaron dándome un beso cada uno y después fueron a dejar sus cosas a la habitación. En cuanto la comida estuvo lista, los llamé a comer y todos nos sentamos a la mesa. Mis padres charlaron animadamente sobre sus trabajos y más tarde se centraron en mí.
-¿Cómo has pasado la mañana? –preguntó mi padre.
-Hice mis tareas y después me di un baño en la piscina.
-Hace mucho que no hacemos algo juntos quizás esta tarde podríamos nadar un rato juntos.
-Bueno es que… esta tarde he quedado –dije sintiéndome mal por desperdiciar uno de los pocos momentos que podría pasar con mi padre.
-¿Ah si? -preguntó mi madre emocionada, -¿Con quién has quedado?
-Se llama Dan y es el hermano del chico que me invitó a unirme al grupo de arte. Ah y él también participa –me apresuré a añadir rápidamente.
-Me parece fantástico que salgas y te diviertas –dijo mi madre.
-¿Es tu novio? –preguntó mi padre con semblante serio.
-¡No! –dije rápidamente.
-¡Cam! –le regañó mi madre, la niña puede salir con quien quiera y si es su novio me gustaría conocerlo.
-¡Mama! –dije poniéndome las manos en la cara, -no es mi novio, solo somos amigos.
-Bueno si es así entonces vale, –dijo mi padre con una sonrisa, -solo quiero que sea un buen chico para mi niña.
-Ya no soy una niña papa, voy a cumplir 18 años dentro de un mes –mi voz sonaba aburrida como siempre que salía el mismo tema de conversación.
-Lose cariño, pero a veces me cuesta acostumbrarme a que cada vez eres más mayor.
-Bueno, ¿qué te parece si dejamos lo de la piscina para mañana? –le sonreí de esa manera que conseguía que mi padre cediera siempre.
-Está bien.
Terminamos de comer, subí a pintar un rato y cuando quedaban dos horas para que Dan viniera a buscarme, comencé a prepararme. Fui de nuevo a la ducha, me arreglé bien el pelo, me pinte superficialmente y empecé a rebuscar en mi armario la ropa que me pondría. Cuando me quise dar cuenta vi que toda mi ropa había acabado sobre mi cama y seguía sin saber que ponerme, entonces lo vi, era la única prenda que quedaba por mirar en el armario. Era un bonito vestido azul de tirantes, me llegaba hasta las rodillas y se abría a la derecha, el escote también me gustaba puesto que dejaba ver lo justo. Después de comprobar que aun me quedaba bien, salí de la habitación y me dirigí al salón donde estaban mis padres esperando.
-Estás preciosa cielo.
-Ya lo creo que si, –dijo mi padre, -espero que ese chico te trate bien o se las tendrá que ver conmigo.
-Lose papa –dije sonriendo.
En ese momento llamaron a la puerta y mirando a mis padres dije:
-Ni se os ocurra.
Abrí la puerta y salí lo más rápido que pude cerrando detrás de mí. Cuando por fin miré a Dan vi que se había arreglado para la ocasión. Llevaba una camisa gris que combinaba perfectamente con el azul de sus ojos, además llevaba unos pantalones oscuros que le daban un toque elegante. Entonces miré su cara y vi que sus ojos estaban puestos en mi vestido y que su mirada era, como decirlo, ¿caliente?
-Estás preciosa –su sonrisa picara volvía a estar ahí.
-¿De verdad te gusta? –Di una vuelta para que pudiera verme mejor, -Por la cara que se te ha quedado creo que sí –dije riéndome mientras me acercaba y le daba un beso en la mejilla.
Me tendió el brazo y me dirigió hacia un coche negro que había aparcado al otro lado de la calle.
-¿Un coche? –le miré divertida.
-Por supuesto, ¿qué te creías que iba a llevarte en la moto? y mucho menos con ese vestido.
Mientras me sonreía me abrió la puerta del copiloto y me ayudó a entrar como un perfecto caballero.
-¿Dónde vamos?
-Te llevo a cenar a mi restaurante favorito, quiero compartir contigo las cosas que me gustan y después voy a enseñarte el sitio donde suelo ir cuando me apetece pensar.
Sus palabras hicieron que me sintiera contenta por estar aquí y ahora con él. El hecho de que quisiera compartir conmigo algo que era importante para él, me hacía sentirme privilegiada.
En menos de diez minutos ya habíamos llegado al restaurante, me ayudó a bajar del coche y tomándome de la mano entramos dentro. El metre nos acompañó a nuestra mesa la cual Dan se había ocupado de reservar.
-Veo que lo tenías todo preparado –me gustaba la manera en que había organizado todo sin que yo me hubiera esperado nada. En estos momentos me alegraba de haberme puesto el vestido. Me hacía parecer más elegante de lo que era.
-Por supuesto. Además deseaba mucho esta cita –vi como por primera vez el color rojo comenzaba a cubrir su cara.
-Yo también –dije mirándole seriamente a los ojos.
En ese momento llegó el camarero a tomarnos nota y nuestra conversación quedó aplazada hasta que se fue.
-La verdad que no estaba seguro de si realmente vendrías.
-¿Por qué no lo haría? –pregunté confundida.
-Bueno… -parecía algo azorado, -mi hermano…
-Dan, –dije tomándole la mano y mirándole intensamente a los ojos, -Estoy aquí contigo ahora, no con tu hermano.
Después de eso pareció más animado toda la noche. Hizo bromas, conversamos, me preguntó más sobre mí, sobre mi antigua escuela, mis amigos, mi casa, mi vida en general. Quería saberlo todo y parecía que no se cansaba de recibir información.
Al terminar de cenar, Dan se despidió del metre al que parecía tener mucho aprecio y salimos a la calle.
-Bueno es hora de llevarte a mi sitio especial –era evidente que estaba muy contento de llevarme ya que su sonrisa lo delataba.
-Me encant –no pude terminar la frase porque en ese momento se oyó gritar.
-¡¿Ford?! –Dan se giró para ver quien le llamaba, -¡No puedo creer que seas tú! –gritó una chica tirándose en sus brazos.
-Guau Beth, ¡Cuánto tiempo! –le dijo mientras la abrazaba.
Cuando por fin se separaron pude distinguir los rasgos de la chica. Era guapísima, su pelo era de un brillante color castaño claro, ondulado y sedoso lo que hacía una magnifica combinación con el bonito dorado de su piel. Sus ojos eran oscuros y penetrantes por lo que contrastaban a la perfección con el color rojizo de sus labios carnosos haciendo que su belleza resaltara aun más.
En ese momento Dan recordó que estaba ahí y nos presentó.
-Alex esta es Beth. Beth esta es Alex.
-Encantada.
-Lo mismo digo –me dio una simpática sonrisa y se volvió hacia Dan.
-No esperaba encontrarte por aquí.
-Yo tampoco -dijo Dan.
-¿Cómo te va todo? Hace mucho que no nos hemos visto –su mirada estaba fija en Dan como sino existiera nadie más que él.
-Sí, tienes razón. La verdad es que he estado algo liado, ya sabes… el grupo de arte y las clases, apenas nos hemos visto.
-Creo que tenéis mucho de lo que hablar –dije interrumpiendo su conversación, -será mejor que me vaya y os deje para que charléis –mi voz había sonado como si estuviera ¿celosa? Pero ¿qué? yo no podía estarlo, Dan y yo nos acabábamos de conocer y era imposible que lo estuviera o ¿quizás si?
-Alex…-Dan parecía sorprendido porque yo hubiera hablado, como sino se acordara de que aun seguía allí y esto hizo que me molestara aun más.
Me di la vuelta y comencé a caminar hacia mi casa dejándolos a los dos allí plantados. ¿Quién era esta chica? Mi mente no dejaba de dar vueltas y cuando alguien me llamó por mi nombre ni siquiera le escuche. Entonces noté que alguien me agarraba del brazo y giré la cabeza para descubrir que se trataba de Chris.
-Llevo llamándote un buen rato.
-Lo siento, no te he escuchado, estaba en las nubes.
En ese momento vi como se fijaba más atentamente en mi cara y me preguntaba.
-¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está Dan?
-No importa –dije mientras comenzaba a caminar en dirección a casa.
Me agarró del brazo y me hizo girar para mirarle.
-Alex sabes que para mi eres muy importante y si te pasa algo quiero que confíes en mi y me lo cuentes. Y ni lo sueñes si piensas que vas a irte a casa tú sola andando. Vamos, tengo el coche en la siguiente calle, podemos dar una vuelta y me lo cuentas.
Me agarré al brazo que me tendía y me dirigió hasta donde se encontraba su coche y cuando ya estábamos en camino, giró la cabeza y me preguntó:
-¿Dónde te gustaría ir?
-Sorpréndeme –Me estaba tratando tan bien que no sabía como pagarle por no dejarme sola.
-Muy bien, ¿Te apetece tomar un helado? –dijo sonriéndome.
-Ahora que lo dices, me apetece uno de fresa.
La sonrisa que me dirigió denotaba felicidad. Comencé a contarle lo ocurrido y cuando terminé ya me sentía mucho mejor.
-No tienes que sentirte mal, Dan y ella se conocen desde hace mucho y solo son amigos.
-Al menos podía haberse dado cuenta de que aun seguía allí. Además ¿Qué relación tienen él y Beth?
-Bueno…
-Chris, por favor.
-Está bien, está bien. Beth y Dan salieron hace un año.
-Oh –dije girando mi cabeza y mirando por la ventana para ocultar el dolor en mi cara.
-¿Durante cuanto…?
-Casi un año –las lágrimas luchaban por salir y yo intenté reprimirlas.
En ese momento aparcamos y Chris me guió hacia una pequeña tienda evitando que me convirtiera en un mar de lágrimas. Pedimos un helado y nos sentamos en una de las mesas.
-Alex no tienes que sufrir por algo que ya no existe.
-Yo lose, pero no es tan difícil llevarlo a cabo.
El resto del tiempo que pasamos juntos conversamos sobre temas más alegres y más tarde volvimos a casa, me despedí de Chris dándole las gracias y entré en casa. Después de todo la noche no había ido tan mal.
Estaba tan cansada que no tuve tiempo de soñar esa noche. En cuanto mi cabeza tocó la almohada caí rendida en un sueño profundo.

10 comentarios:

KaRoL ScAnDiu dijo...

Muy lindo el Capi mis soñadores... y a esa Beth ya la odio, sera asquerosa, como se entromete de este modo?, pero puedo al menos Crhis estaba ai para ayudar;D... espero el siguiente con ganas, kisses;D

Pame dijo...

¡Cool! Les quedo super el capi. Al igual que Karol odio a Beth, ufff :@. Espero un proximo capi para saber que pasa :D

laqua dijo...

¡Me gustó! ¡Definitivamente! ¡Espero el próximo!

Shadow of the dark dijo...

Vaya, aflorando el pasado amoroso...
Espero el siguiente capítulo!
Shadow

luzpr dijo...

super interesante , estoi de acuerdo con karol k askerosa la beth acoplandose ¬¬ y chirs k parece de la nada jaja parece de la nada simpre aparece en el momento k menos te los esperas XD
sigue con la historiia :)

san_jacob dijo...

HOLA!que bonito cap!!! LA VERDAD ME RE GUSTO, ME HIZO ACORDAR A MI PAPA ES QUE TODOS SON IGUALES JEJEJ NO PUEDEN VERNOS CRECER....
pOBRE ALEX LAS EX!
TRAEN DOLOR DE CABEZA JIJI BESOS!!

Lilith... dijo...

Buen capitulo!!!! esta muy bn. y esa Beth, menuda aparicion, aunque no se, todavia no ha hecho nada malo, y la reaccion de alex ha sido un pelin exagerada, pero weno...
dan tan perfcto como siempre y chris siempre tan oportuno...
genial, continua q yo te apoyo!!!!!!!!!!!!!!!!!

barbie dijo...

me encanta, animos para continuar, que ya tengo ganas de más... geniales los personajes..^^.

cynthia dijo...

ola! soy nueva y quiero decir que escribis genial y q esta historia la acabo de leer y me a enganchado enseguida. espero el capi 11!

cynthia dijo...

ola! soy nueva y quiero decir que escribis genial y q esta historia la acabo de leer y me a enganchado enseguida. espero el capi 11!

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...