martes, 4 de enero de 2011

Sueños en la oscuridad (15)

Hola soñador@s

Después de unas semanas sin publicar capitulo de Sueños en la oscuridad, por fin os lo traigo :D Espero que os guste y que disfrutéis con él.

Y como siempre recordaros que el Concurso Navidad Soñadora sigue activo hasta el 23 de enero. AQUÍ

Apenas acababa de quitarme el abrigo cuando llamaron a la puerta. Al abrir me encontré con los ojos verdes de Chris mirándome desde el otro lado.

-Chris, ¿qué haces aquí? –Su mirada parecía traspasarme y solo pude rehuirla evitando que pudiese leer en mis ojos la vergüenza que sentía ahora que estábamos solos al recordar lo que había ocurrido entre los dos después de hablar con Dan.

-Te busqué al terminar las clases para avisarte de que esta tarde tenemos reunión con el grupo de arte. No te vi por ningún lado y supuse que te habrías marchado con mi hermano.

-Dan acaba de irse, no se encontraba bien –el silencio lo cubrió todo a nuestro alrededor y cuando fui a decirle a Chris que lo sentía alzo su mano haciéndome callar.

-No, no tienes por qué disculparte. Lo entiendo –acto seguido se dio la vuelta y se fue dejándome allí parada como una tonta.

Cerré la puerta sintiéndome culpable. No pretendía hacer daño a Chris. Estaba confusa, sentía que lo que me ocurría con los dos hermanos no era nuevo ¿pero cómo podía ser? Sentía un torbellino de emociones fluir dentro de mí. No sentía hambre y no sabía qué hacer hasta que tuviera que ir a la reunión. Me acordé de que le había prometido a Katelin que la llamaría para contarle que tal había ido mi cita con Dan. No me apetecía hablar con ella ahora pero decidí subir a mi habitación y mandarle un e-mail contándole todo lo que había ocurrido y como me sentía. Cuando terminé, me tumbé en la cama y poco a poco el sueño me abrazó.

Abrí los ojos asustada. Estaba tirada en el suelo y no sabía dónde me encontraba ni quién era. Un grupo de hombres se encontraban a mí alrededor mirándome maravillados. ¿Por qué me miraban de esa forma?

-Alexandra no temas. No te haremos ningún daño –el que parecía más mayor se fue acercando muy despacio para no asustarme mientras me hablaba.

-¿Puedes caminar? –preguntó el más joven.

-Tal vez no sabe hablar nuestra lengua –comentó uno de ellos mirándome con curiosidad.

-O ninguna –escuché que otro decía.

El que había hablado primero se agachó ofreciéndome su mano. Le miré calculando si debía confiar en él. No parecía ser peligroso y tomando su mano me levanté.

Todos soltaron un sonoro Ohhh y eso me hizo sentir como si fuera el espectáculo del día.

-¿Qué hago aquí? ¿Quiénes son ustedes? –todos se quedaron paralizados. Al parecer no se esperaban que me fuera a dirigir a ellos.

El más mayor que parecía ser el que mandaba hizo un gesto y todos se callaron. Se giró y abrió la boca para hablar, pero dos muchachos que apenas aparentaban ser un año mayores que yo entraron corriendo mientras gritaban:

-¡Déjenla!

-¡Suéltela!

Inmediatamente el hombre me soltó como si mi piel le quemara y se apartó de mí.

-¿Cómo se atreven? –preguntó uno de ellos. Mientras el otro se colocaba a mi lado y me miraba intensamente con unos hermosos ojos verdes dándome a entender que no me ocurriría nada, -Sabíais que nosotros la protegemos, teníamos que estar aquí cuando despertara para guiarla –el tono de su voz iba en aumento conforme su cabreo lo hacía.

-Daniel os lo hemos explicado todo a los dos, sabéis porque vivís y porque ella está aquí –sus ojos reflejaban la tensión que sentía. Al parecer no esperaba que los dos muchachos aparecieran.

-No os la llevareis a ningún lugar mientras nosotros no estemos presentes y tampoco os dirigiréis a ella o intentareis probarla mientras no estemos para protegerla –me giré cuando el muchacho que se encontraba a mi lado había comenzado a hablar. Su voz sonaba joven pero destilaba determinación.

-Muy bien. Hablaremos cuando esté preparada. Parece desorientada, es vuestro deber cuidar de ella ahora –el más mayor se dio la vuelta saliendo de la estancia seguido por los demás hombres. El más joven me dirigió una última mirada antes de salir y después desapareció entre las sombras.

Los dos muchachos esperaron varios minutos más por si alguno de ellos decidía volver sin que los otros se enteraran y entonces se giraron poniendo toda su atención sobre mí.

-¿Se encuentra bien mi señora? –Unos potentes ojos verdes me miraron con infinita ternura.

-Sí. Gracias. ¿Puedo saber sus nombres? –pregunté escuchando mi voz por segunda vez desde que había despertado. No era capaz de reconocerla, no parecía mía.

-Mi nombre es Daniel y este es mi hermano Christopher. Somos sus protectores –contestó el de los ojos azules, Daniel.

-¿Protectores? ¿Acaso mi vida corre algún peligro?

-Lo hace, mi señora –Christopher hablaba como si no existiera otra persona en el mundo salvo yo.

-Debe de tener muchas preguntas y encontrarse confusa. La acompañaremos a su habitación para que este más cómoda y descanse. Después contestaremos sus preguntas.

Asentí dejándome guiar. Por alguna razón me sentía segura con ellos. Me sentía en casa. Me condujeron por un gran pasillo, giramos a la derecha en la primera esquina que encontramos y seguimos caminando por un gran corredor. Andamos durante 1o que me parecieron quince minutos hasta que llegamos frente a unas escaleras con forma de espiral. Subimos a paso normal mientras mi mente intentaba recordar como habíamos llegado hasta allí sin conseguirlo. Si intentaba escapar seguramente me perdería. Aquello era como un laberinto y sin duda me habían acomodado en una de las habitaciones más alejadas de la salida por si intentaba marcharme. Al terminar las escaleras, comenzaba un inmenso pasillo en el que había tres puertas.

Me guiaron hasta la más alejada. Daniel abrió la puerta y esperó a que yo pasara. Miré a Christopher el cual asintió levemente con la cabeza infundiéndome fueras. Entré muy despacio esperando ser encerrada por los dos muchachos. Escuché como la puerta se cerraba detrás de mí y me giré rápidamente comprobando que los dos seguían allí.

-Si desea descansar ahora podemos volver más tarde. Nuestras habitaciones se encuentran detrás de las otras dos puertas que ha visto en el pasillo.

-No me dejéis sola, por favor. Necesito respuestas ahora. No recuerdo como he llegado a esa sala, ni por qué esos hombres me querían. No recuerdo mi nombre ni la última vez que hablé con alguien –la desesperación comenzaba a llenar cada parte de mi mente arrastrándome a la oscuridad.

-No se preocupe mi señora. Nosotros le daremos respuestas, ahora necesita descansar y calmarse.

-No dejaremos que nada le ocurra –apoyó Daniel.

-Ni siquiera sé porque confío en vosotros –dije mientras mi voz se apagaba.

-Eso es porque estamos aquí por usted –escuché la voz de Christopher susurrar misteriosamente mientras cerraban la puerta después de salir dejándome así con más preguntas de las que tenia al despertar. Me senté sobre la cama que habían preparado para mí y enseguida me quedé dormida.

Desperté al escuchar golpes sobre la puerta. Me acerqué cautelosa y abrí lentamente. Daniel y Christopher esperaban al otro lado, habían vuelto como habían prometido y sin saber por qué mi corazón saltó de alegría.

-Entrad, por favor.

-¿Cómo se encuentra después de haber descansado? ¿Tiene hambre? –Christopher parecía estar atento a todas mis necesidades y eso me hizo sentir agradecida.

-Me encuentro mejor, gracias. La comida puede esperar, ahora me gustaría que me diéseis respuestas.

-¿Qué hago aquí? ¿Por qué no recuerdo haber llegado hasta este lugar? ¿Quiénes eran esos hombres? ¿Quiénes sois vosotros?

-Ya sabes quienes somos. Estamos aquí para protegeros.

-No he preguntado eso. Pero está bien, si estáis aquí por mí, quiero que me respondáis.

En el momento en el que Daniel comenzaba a hablar, el sonido de algo retumbando y un pitido me sacaron del sueño en el peor momento.

Me giré cabreada, cogí el móvil y miré quien me molestaba descubriendo así que era el despertador. No recordaba haberlo programado. Tal vez lo había hecho para no llegar tarde. Aun así, me enfadé conmigo por haberlo hecho. El recuerdo del sueño seguía presente en mi mente como si hubiera sido grabado a fuego.

Me desperecé lentamente y salí de la cama a regañadientes. Tomé una ducha rápida y salí de casa con apenas 20 minutos para llegar a la reunión. Si no me daba prisa llegaría tarde.

Vislumbre delante de mí el edificio donde ya se encontrarían todos cuando quedaban apenas 3 minutos para la hora. Entré sin apenas fijarme en lo que había a mi alrededor y llamé a la puerta antes de entrar. Sam me abrió con una gran sonrisa en su cara.

-¡Alex! Ya pensamos que no vendrías. Entra, estamos a punto de comenzar.

Entré detrás de Sam mientras buscaba con la mirada a los dos hermanos.

-No han venido –dijo Sam mientras me miraba fijamente. Había algo en sus ojos que me hacia desconfiar de ella.

Estuve ausente durante toda la reunión, apenas escuchaba lo que los demás decían. Me parecía muy extraño que Chris me hubiera avisado y después ni él ni Dan hubieran venido. En cuanto finalizó, me despedí de todos y me fui lo más rápido que pude. Me sentía intranquila y quise cerciorarme de que no les había ocurrido nada yendo a su casa.

Estuve parada mirando la casa de Dan y Chris durante más de diez minutos. La verdad es que nunca había venido a buscarlos aquí y me sentía avergonzada. No sabía si llamar y esperar que fuera alguno de los dos quien abriera la puerta y no su padre o volver a casa y llamarlos por teléfono.

Después de varios minutos más, me decidí, llamé a la puerta y esperé.

5 comentarios:

Citu dijo...

Uy lo dejaron muy interesante, les mando un beso y les deseo un linda semana

Lilith... dijo...

QUE? como que no hay mas??
no puedes dejarlo asi!!!
weno, al final que va a pasar?? acabara con Dan o con Chris?? tanta duda puede conmigo... y quien era aquel chico que aparecio en un sueño??? ese existe de verdad o simplemente tuvo un suelo erotico con un hombre inaginario???
necesitamos respuestas!! por favor, mas preguntas no!! jajaja
weno, siguelo que te esta quedando muy bien; no puedo esperar a saber a cual de los hermanos escogerá!!
muchos besos. y animo que yo te apoyo.
ciao!!!!!!!!!!!

Jhon Noctem (soñadores) dijo...

woooo que sueño mas largo... xD Dormida en su propio sueño :D

laqua dijo...

Jeje, sigo pensando que lo mejor para todos es que se quede con los dos ;)

Alma de Luz (soñadores) dijo...

ala O.o, que fuerte, cada vez se complican mas las cosas te va a dar para escribir dos tomos xD como siempre genial, tanto la trama como la forma de escribirlo :)

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...