lunes, 10 de mayo de 2010

Sueños en la oscuridad (7)

Antes que nada quiero dedicarle esta parte a dos de mis amigos: The One Dreamer y a Luz de Primavera por las risas que nos echamos con los principios alternativos que se podía poner en la parte 7 y quiero también dedicárselo a mi amiga Lilith y a mi amiga Des porque estaban ansiosas por saber como era Dan en bañador jaja. Espero que les guste y perdonadme porque es algo corta esta parte pero no tengo mucho tiempo para escribir estos días.

Y cuando pensé que ese momento se alargaría eternamente, colocó sus manos alrededor de mi, acercándome más a él y me besó, su roce era suave y dulce, lento al principio, pero después la pasión se apoderó de los dos y me pegué más contra su cuerpo, su beso comenzó a ser tierno y poderoso a la vez, solo podía pensar en su boca moviéndose contra la mía. Su lengua recorría cada espacio de mí hasta que lentamente volvió a convertirse en un beso dulce y poco a poco se fue acabando, dejándome con ganas de más. Nuestras respiraciones seguían agitadas y mis mejillas estaban coloradas, nos separamos lentamente, dejando cierta distancia entre nosotros. Parecía que había pasado una eternidad desde que nos habíamos comenzado a besar y el tiempo había perdido su forma.

En ese momento, miré detenidamente a Dan y mis ojos lo recorrieron ávidamente. Su cuerpo estaba empapado, gotas de agua resbalaban por los músculos de su torso desnudo, fui bajando la mirada hasta llegar a sus abdominales, los cuales estaban firmemente marcados. Mi mirada se deslizó hasta su bañador, este se le pegaba al cuerpo de una manera muy sexy. Su pelo se había quedado más revuelto de lo normal, sus ojos azules brillaban de una manera que conseguían que me perdiera totalmente en ellos, su nariz era completamente perfecta y sus labios, estos eran carnosos, tenían un color rosado pálido que los hacían perfectos, ahora se encontraban hinchados después del beso que nos acabábamos de dar, lo que hacía que parecieran más perfectos. Me detuve en ellos mucho más tiempo que en cualquier otra parte y me dispuse ha acercarme para besarlo de nuevo cuando en ese momento sonó el teléfono de Dan, los dos salimos del hechizo en el que nos encontrábamos y él salió rápidamente de la piscina, cogió el teléfono y contestó.

-Era Chris, tengo que irme –dijo cuando colgó.

-No te preocupes. Siempre puedes volver otro día –dije privada totalmente de mi vergüenza.

-Siempre podría, –dijo con una sonrisa que me quitó el aliento, -te veré mañana amor.

Dicho esto, Dan se marchó dejándome sola dentro de la piscina. Salí del agua, cogí la toalla y me sequé. Después, me la até alrededor del cuerpo y entré en casa. Me di una buena ducha para quitarme todo el cloro que se había quedado en mi cuerpo y me sequé el pelo con el secador. Mientras me miraba en el espejo del baño comencé a preguntarme que había visto Dan en mí. Soy una chica de las del montón. Mi pelo es castaño con matices cobrizos, tiene unas bonitas ondulaciones que llegan hasta la altura de mis pechos. Mis ojos son verdes con destellos azules alrededor de las pupilas, no son ni pequeños ni grandes, están en su justa proporción y además son la parte que más me gusta de mi cuerpo. Mi tez es más bien blanquecina pero sin llegar a ser de un gran blanco pálido. Mi estatura está proporcionada con mi peso, no soy muy alta pero tampoco demasiado pequeña y mi cuerpo tiene algunas curvas bastante definidas.

Justo en ese momento cuando terminaba de apreciar mi reflejo, oí llegar a mi madre y bajé a saludarla.

-Hola cielo –dijo al verme bajar por las escaleras.

-Hola mamá, ¿cómo te ha ido en el trabajo hoy?

-Algo ajetreado. Vengo algo cansada –dijo con signos de esto en su cara.

-Deberías de hacer menos horas extra –dije con preocupación.

-Lose, pero ahora mismo esta todo echo un desastre en la oficina y no puedo dejar de quedarme más tiempo.

Dicho esto, se fue a la cocina a preparar la cena y yo me dirigí hacia mi habitación para terminar mis tareas.

Más tarde, cuando terminamos de cenar, me fui a ver la tele con mi padre y mientras hablábamos, sonó el teléfono y me dispuse a cogerlo cuando mi padre se me adelantó.

-¿Diga? –preguntó, -es para ti cariño.

Me pasó el teléfono y contesté:

-¿Hola?

-¿Alex? Soy Chris.

-Ah, hola Chris, dime.

-Llamaba para decirte que si sigues queriendo hacer la prueba de baile, será mañana a la hora del almuerzo en el teatro.

-Perfecto, allí estaré.

-Muy bien, allí nos vemos –dijo colgando.

Se me había olvidado por completo la prueba de baile. En fin, había dado mi palabra de que haría la prueba y no me quedaba otro remedio que hacerla. Subí a mi habitación, me cambié y me fui a dormir pensando en que soñaría esa noche.

9 comentarios:

Dess dijo...

ya lo he leido!!!
muchas gracias por dedicarmelo amor!
aii me encanta esta parte las descripciones ooh jajaja
ha sido breve pero intenso xD
estoy deseando que escribas ya la octava parte jejeje
te quiero
kiss kiss

The one Drimer dijo...

Xikii sta supeeer, casi se me cae la baba jajajaja no mentiras, esta muy bien!!! ya sabes!!
un beso
Cuidate

hannih dijo...

O_O genial =D como sieeeempre te quedoo bastante bieen


un beso

Luna dijo...

Como está Dan... Está genial, cortito pero genial. Sigue así. Besos

Iah Monaxie dijo...

Me gusta me gusta!! eso si me quede con ganas de leer más! cuando vuelvas a publicar me avisas. Besos

Shadow of the dark dijo...

Ya lo leí, lo acabo de leer ahora que me habías dejado un comentario.
Me quedé con las ganas de leer más :)
Avísame de la próxima publicación!!
Shadow

Citu dijo...

Me dejaste picada sigue.

laqua dijo...

Me gustó. No te descuides con la redacción nomás, así la historia no pierde luz.
Cuidado con los pronombres, a veces están un poco de sobra.
Espero el próximo capítulo :)

Flopii dijo...

Genial, acabo de leer todos los capítulos y me han fascinado. Sigo al blog. Continúa así, espero con muchas ansias la siguiente parte.

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...