sábado, 12 de junio de 2010

Promesas Bajo las Estrellas (1)

Bueno aquí les dejamos el primer capítulo de la historia Promesas Bajo las Estrellas escrita por nuestra gran amiga Alma de Luz.
Danna estaba durmiendo cuando sonó el despertador. Eran las 11 de la mañana del primer día de vacaciones de verano. Se levantó con energía de la cama y miró por la ventana. Hacía un día espectacular, se puso un vestido de color blanco y se fue corriendo hacia el baño. Se miró en el espejo, se peinó y cuando terminó se quedó mirándose y sonrió. Le encantaba vestir de color blanco ya que contrastaba muy bien con el color de su piel, que era de un bonito dorado. Tenía el pelo largo y moreno, con pequeños tirabuzones naturales y sus ojos eran de un color verde esmeralda. Su madre siempre le había dicho que tenía un pelo precioso que combinaba perfectamente con el color de sus ojos.
Después, bajó corriendo las escaleras y cuando iba a salir por la puerta en dirección a la playa su madre le grito:
-¡Danna! ¿Dónde vas? -Danna frenó en seco y se volvió hacia donde escucho la voz.
-Me voy a dar un paseo por la playa.
-No sin antes desayunar.
-Vale mama -dijo resignada.
En cuanto terminó de desayunar, Danna salió disparada por la puerta en dirección a la playa. Hacía una temperatura perfecta, ni mucho ni poco calor, además corría una suave brisa muy agradable. Cuando llegó, se quitó las sandalias y comenzó a caminar por la orilla. Había gente jugando en la arena y bañándose en el mar. Miró hacía la izquierda observando si conocía a alguien en la playa cuando vio que había dos chicos jugando a voleibol. Paró y se quedó mirando a los chicos, nunca antes los había visto en la playa y eso que ella solía paseaba a menudo por ella y conocía a toda la gente que venía regularmente. Y mientras estaba parada preguntándose si quizás no eran de allí y sus pensamientos volaban cada vez más lejanos, el balón con el que ellos jugaban se les escapó y fue a parar a los pies de Danna, la cual salió de su ensoñación cuando uno de los chicos gritó:
-Ei chica, pásanos el balón.
Danna miró al chico y se asombró de lo guapo que era. Su piel era oscura, parecía que había pasado bastante tiempo expuesto al sol. Su pelo era de color castaño oscuro y sus ojos de un azul tan intenso y cristalino que si mirabas en ellos parecía que podías perderte dentro del mar. Cuando Danna se dio cuenta de que lo estaba mirando fijamente cogió el balón y se lo lanzó.
-Gracias, guapa -le dijo guiñándola un ojo mientras cogía el balón.
Danna se sonrojó y miró al reloj para ocultar el color rojo que acababa de aparecer en su cara. Era ya la hora de comer y tenía que irse a casa, si llegaba tarde su madre le echaría una buena bronca. Cuando llegó a casa, su madre estaba poniendo la mesa.
-Danna ayúdame a poner la mesa.
-Si mama… ya voy.
-Por cierto, ha llamado Isabella, dijo que tenía algo importante que decirte. La he dicho que cuando llegaras la llamarías.
-Vale.
Después de comer, Danna fue directa al teléfono. Tenía curiosidad de saber qué era eso tan importante que Isabella tenía que decirle. Marcó los números lo más rápido que pudo. Piiiiiii piiiiiiii piiiiii pi.
-Dígame
-¿Isabella?, soy Danna.
-Hola Danna.
-Mi madre me ha dicho que tenías algo importante que contarme.
-Sí.
-¿Y bien?
-¿Te acuerdas que te conté que yo no conocía a la hermana de mi madre porque han estado enfadadas desde que nací?
-Sí.
-Pues hoy ha venido mi tía a casa y le ha pedido a mi madre si podía cuidar de Anne, mi prima. Mi madre le dijo que como tenía la cara dura de presentarse allí después de haber estado 16 años sin hablarse y encima pedirle ese favor tan grande. Entonces mi tía se sentó y comenzó a llorar. Yo no entendía nada. Mi madre nos dijo a Anne y a mí que nos fuéramos a la habitación pero nosotras nos quedamos detrás de la puerta del saloncito escuchando lo que decían.
- ¿y qué escuchasteis?
-¡Danna escucha! no puedo seguir hablando nos vemos dentro de una hora en el parque que hay cerca del instituto.
Antes de que le diera tiempo a contestar Isabella ya había colgado. ¿Por qué razón no podía seguir hablando? ¿Qué es lo que estaba pasando? en su cabeza solo rondaban una pregunta detrás de otra.
Danna se fue a su habitación, no había quedado con Isabella hasta dentro de una hora y no sabía qué hacer hasta entonces, así que se tumbó en la cama. Se puso a pensar en todo lo que le había contado Isabella y sin darse cuenta se quedó dormida y comenzó a soñar.
Estaba en mitad de un campo de trigo dorado que contrastaba con un cielo azul. Allí estaba Danna de pie sintiendo como el viento acariciaba su piel. Unos instantes después veía aparecer a lo lejos a un chico, el cual se iba acercando cada vez más a ella, hasta estar a un metro de distancia enfrente de ella. De repente Danna y el chico se miraron dulcemente y se abrazaron. En ese instante el color de sus ropas cobró vida, fusionándose formaron mariposas de múltiples colores que salieron volando dejando sus ropas de color negro. Entonces Danna y el chico dejaron de abrazarse quedándose en silencio, tan solo mirándose. El chico se dio la vuelta y comenzó a alejarse hasta desaparecer entre el cielo azul y el horizonte. Sonó el móvil y Danna se despertó, era Isabella, se había quedado dormida y ahora llegaba tarde. Cogió las zapatillas, se las puso y se fue corriendo hacia el parque. Allí la estaba esperando Isabella. Estaba tan preocupada pensando en lo que le tenía que contar que no dio importancia al sueño que había tenido. No sabía quién era ese chico ya que al despertarse había olvidado por completo su cara.
-¡Isabella! -dijo casi sin aire.
-¡Danna!
-Cuéntame, ¿Qué es lo que ocurre? ¿Por qué me tuviste que colgar?
-Vale, tranquila respira -dijo sonriendo.
-Está bien, ¡pero cuéntamelo todo ya!
-Comienzo -dijo mientras se sentaban en un banco del parque -Te conté que había aparecido en mi casa la hermana de mi madre y que le había pedido a mi madre que cuidara de su hija, Anne…
-Sí.
-Bueno, pues mi madre nos mando a Anne y a mí a la habitación y nos quedamos escuchando detrás de la puerta del salón.
-¿Y qué escuchaste?
-Resulta que mi tía estaba viviendo en mi casa con mi madre y mi abuela, ella se quedó embarazada casi a la vez que mi madre. Cuando yo nací a mi tía le quedaban todavía dos meses para dar a luz. Unas semanas después de que yo naciera ocurrió un incidente en mi casa. Thompson estaba discutiendo con mi tía y comenzó a pegarla, entonces mi madre que escuchó los golpes fue corriendo y se puso de por medio. Thompson paró de pegarla y se fue. Mi madre habló seriamente con mi tía y le dijo que no podía irse a vivir con él porque era un maltratador. Ella decía que no, que él no era así, que esa noche había bebido y que no volvería a hacerlo. Mi madre insistió y comenzaron a discutir. Lo último que dijo ella en la discusión fue que no quería volver a saber nada de mi madre. Cuando mi madre se levantó al día siguiente mi tía ya no estaba en casa. Ella se había ido a vivir a la otra punta de la ciudad con Thompson y mi madre no volvió a saber nada de ella hasta hoy que apareció en casa. Se había escapado de su casa porque Thompson la había pegado de nuevo. Estaba harta de que la pegara, no aguantaba más. Ella había venido a pedir ayuda a mi madre porque no le quedaba otra opción. Era el único familiar que tenía ya que mi abuela había muerto unos años después de que mi tía se fuera de casa. Así que mi madre y mi tía hicieron las paces y ha dejado que se queden ella y Anne un tiempo en casa, hasta que se calmen un poco las cosas y ella consiga el dinero suficiente para poder irse a vivir por su cuenta lejos de la ciudad.
-No me lo puedo creer -dijo Danna después de escuchar la historia.
-Créeme que yo estoy tan sorprendida como tú.
-¿Y por qué tuviste que colgar cuando estábamos hablando?
-Porque estaba hablando a escondidas y mi madre me iba a pillar, ella me dijo que no le contara nada a nadie pero necesitaba contártelo -le dijo mientras le agarraba las manos.
Danna sonrió y dijo:
-¿Quedamos esta tarde?
-No puedo… -dijo Isabella agachando la cabeza.
¿Por qué?
-Porque mi madre me ha dicho que tengo que estar con mi prima Anne, salir con ella, presentarle a mis amigos, más que nada para irnos conociendo ya que ella estará viviendo un tiempo aquí y necesita conocer gente de esta zona porque todos sus amigos viven en el otro extremo de la ciudad donde mi tía y ella tienen su casa.
Todo se quedó en silencio.
-Sí, tienes razón. Necesitáis hablar de muchas cosas -dijo Danna rompiendo el silencio.
-Sí, ahora mismo Anne y yo nos sentimos extrañas ante la situación en la que nos encontramos. Nos hemos enterado de tantas cosas en tan poco tiempo que aun no lo hemos podido asimilar.
Isabella notaba que Danna estaba un poco molesta, ellas siempre habían estado juntas a todas horas, el hecho de que Isabella no quedara con ella y sobre todo porque tenía que estar con su prima la había sorprendido tanto que la había llegado a hacer daño. Después de un silencio incomodo Danna dijo mientras se levantaban del banco:
-Sí, lo comprendo, ya hablaremos…
-En cuanto las cosas estén mejor te llamaré.
Ambas se despidieron y se fueron cada una a su casa. Cuando Danna llegó a casa la puerta estaba cerrada. Había salido tan rápido que se le había olvidado coger el móvil y las llaves. Sus padres habían salido a comprar y no volverían hasta la hora de cenar, así que se fue a dar una vuelta por la playa.
Vio a la lejos unos acantilados y decidió subirse a ellos. Las vistan tenían que ser preciosas. No tardó mucho en verificarlo, desde allí se veía toda la playa, la cual estaba desierta. Tan solo estaban allí los dos chicos que había visto el otro día jugando al voleibol.
De pronto vino una corriente de aire tan fuerte que hizo que Danna perdiera el equilibrio y cayera al agua. El mar se movía inquieto, arrastrando todo lo que podía de un lado a otro. Danna asustada, le era imposible mantenerse en la superficie.
-¡Socorro! –consiguió gritar.
Antes de que consiguiese decir nada más, una ola gigante la golpeó, haciendo que se hundiera. Danna flotando como un objeto bajo el agua estaba a punto de perder la consciencia cuando vio una mano que se acercaba a ella y cerró los ojos. Cuando despertó estaba tumbada en la arena y a su lado se encontraba el chico moreno de ojos azules junto a su amigo.
-¿Estás bien? -dijo el moreno.
-Sí… ¿Qué ha pasado? -dijo desorientada.
-Te caíste al agua, -dijo el otro chico, -si no fuera porque André…
-¡Bueno, lo importante es que estas bien! -dijo André impidiendo que su amigo terminara la frase.
-Gracias, de verdad, me has salvado la vida -dijo Danna mirando a André. Este le sonreía.
De repente, el otro chico que había permanecido de pie todo el tiempo, interrumpió el silencio que se había formado.
-André, tenemos que irnos, tu padre se pondrá furioso si no vamos a ayudarle a ordenar el trastero, recuerda que hicimos un trato con él…
-Sí, tienes razón, Chad, es mejor que nos vayamos ya -dijo André mientras miraba hacia atrás donde estaba él. Entonces André dirigió la mirada hacia Danna y sus ojos de color esmeralda se encontraron con sus ojos azul cristalino. En ese instante el tiempo se paró para ellos. Entonces el apartó la mirada y dijo:
-Tenemos que irnos. Pero antes dime tu nombre.
-Danna -dijo sonriendo.
André sonrió de nuevo dejando ver todos sus dientes blancos y perfectamente alineados. Se puso de pie mientras decía:
-Nos veremos pronto, Danna, no te acerques a los acantilados o sino tendré que salvarte de nuevo -la dijo guiñándola un ojo y alejándose corriendo.
Danna se puso de pie y agitando la mano de un lado a otro grito:
-No me acercaré, lo prometo.
Unos segundos después, Danna estaba sola. Entonces se miró y se dio cuenta de que estaba empapada. Más le valía irse a casa y cambiarse sin que la viera su madre, sino le tendría que explicar porque estaba mojada y a su madre no le haría mucha gracia, seguramente no la dejaría volver a la playa sola.
Cuando llegó, la puerta de la entrada estaba abierta y sus padres estaban entrando la compra. Fue a la parte trasera de la casa y vio que la ventana de su habitación estaba medio abierta, la abrió del todo y entró dentro de la habitación. Se asomó a la puerta para ver si podía llegar hasta el cuarto de baño sin que nadie la viera. La puerta del baño estaba en el mismo pasillo que su habitación pero este estaba en la otra esquina, casi al lado de la cocina. Vio que no pasaba nadie y entonces salió corriendo hacia el baño y entró cerrando la puerta. Suspiró y se dejó caer encima de la alfombra. Menos mal que no la había visto nadie. Comenzó a quitarse la ropa que estaba empapada y se metió dentro de la bañera. Mientras se duchaba no hacía más que pensar en lo que le había ocurrido, como André la había salvado. Al recordar su cara, su corazón comenzó a latir muy rápido, no sabía porque se sentía así. Tan solo sabía que deseaba verle de nuevo.

19 comentarios:

soñadores dijo...

Nos encanta, ya te lo hemos dicho y esperamos que tenga exito porque te lo mereces ;)

locuras 18 dijo...

woooo esta super interesante =D sigue!!

Citu dijo...

Ay que encuentro y sigue qu esta muy bello

krlitalabeba dijo...

WATA HISTORIAAA LA VERDAD PROMETE BUENO ES QUE LA FORMA TUYA DE ESCRIBIR ENGANCHA A UNO Y ENVICIAAAA ESPERO Q ME AVISES CUANDO PUBLIQS EL PROXIMOOO =)

Angella Casana dijo...

waaa..!! Me encantaaaa!! tiene mucho misterio en el sentido de Andre y Chad..!! wii! la seguiré de cerca, me gusta el estilo de Danna, igual que yo ama ir a la playa.
Besos y éxitos!

Angella

Pame dijo...

Wooo, esta super interesante y misteriosa la historia ¡Me ha encantado!

Por cierto, no lo había comentado antes, pero quería saber si nos enlazabamos. Me avisas.

¡Un beso, nos leemos!

Marikilla dijo...

Que lindo. Escribes muy bien , felicidades ^^ . Queda claro que me ha encantado.
Bss fuertes ;)

alma de luz dijo...

me alegro que os guste me hace mucha ilusion :D. Gracias por leela

pD: quiero dar graciais a soñadores que me han ayudado con la expresion en la historiia y me han dado la oportunidad de poder compartirla con mas gente en su blog :)

angels dijo...

WOW LA PSINOSIS SE VE INTERESANTE, EL CApitulo es bien ya miraremos màs adelante que tal sigue la historia,ojala esta histiria sea tan genial como la anterior.

besos

Night Eternal dijo...

WOW!! Te quedó muy bien (:
Me encantó!!!
Sobretodo como Andre le dice guapa
y cómo la salva (:
wow!! que pasa con Anne?
Espero que pases a mi blog y
me avises cuando publicas el
2do capitulo
xoxo

Shadow of the dark dijo...

Bonito capítulo!
Por cierto, tengo nueva entrada, pasáte!
Espero el siguiente capitulo :)
Y que disfrutes del fin de semana!
Shadow

KaRoL ScAnDiu dijo...

Muy interesante el capítulo, la historia promete;D... espero con ganas el siguiente, y que Danna vuelva a ver a Andre;D... kisses

Angie dijo...

Se ve interesante, seguire leyendo!
Cuidate y sigue asi :)

Flopii dijo...

Me ha gustado!!! Es más que bueno, quiero máaaaaas, jajaj besos ^^
Flopii

laqua dijo...

¡Hola! Espero a ver como sigue.

Gabryel Leal dijo...

ha este ha estado mejor ke el 2º, usaste la escena del sueño ke te habia aconsejado para el final del otro, viste ke intui por dond venia la mano je,

bamby dijo...

genial, porque no lo publicais en libro!!!

pabloux dijo...

uuuauuu qe interesante es esta historia seguid

Iah Monaxie dijo...

Me gusto mucho! Déjenme saber cuando suban otro capi. Besos

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...