sábado, 13 de noviembre de 2010

Promesas bajo las estrellas (7)

-Ya estoy aquí –se oyó la voz de André a sus espaldas.

Danna y Chad se volvieron y vieron como André volvía corriendo con energía en la bici.

-¿Sabes ya el camino? -preguntó Danna mientras se ponían de pie.

-Sí, ¡vamos!

No tardaron en divisar la casa, allí a lo lejos sentadas en un poyete de piedra que rodeaba a esta se encontraban sentadas Isabella y Anne que parecían haberlos visto ya porque comenzaron a saludar con la mano.

-André, escucha, no muestres ningún signo de cariño, –este había puesto cara de extrañeza y Danna prosiguió, -no quiero que Anne se entere de que estamos saliendo, te lo explicaré todo después.

-Está bien, me lo tomaré como un reto.

Chad se rió y dijo:

-Tú siempre tomándote las cosas como si fueran un reto.

Siguieron andando hasta llegar donde las dos chicas se encontraban.

-¡Menos mal! Pensábamos que te había pasado algo, dijiste que era un momento -dijo Isabella con una mirada que parecía decir que sabía cual era la causa de su tardanza.

Ellas miraron a Chad y André y Anne preguntó:

-¿Y bien? ¿Qué es lo que ha pasado?

Danna notaba la mirada fría y analizadora de Anne, estaba segura de que deseaba saber si había pasado algo entre ella y André.

-Es largo de contar.

Anne la miró como si le estuviera lanzando afilados cuchillos y Danna se dio cuenta. En ese momento Chad rompió la tensión del ambiente diciendo:

-Por aquí cerca hay un campo muy bonito, podemos ir -él debía de andar mucho por esa zona ya que conocía a fondo cada rincón de este lugar.

-Está bien –dijo Anne con una mirada un poco más serena.

Tras pasar unas montañas lo suficiente altas como para ocultar lo que había tras ellas, descubrieron ante sus ojos un inmenso campo de trigo dorado. Era precioso, desprendía un brillo que parecía mágico.

-Bajemos –dijo André mientras comenzaba a descender la montaña. Detrás de él iban caminando los demás hasta que se mezclaron con el trigo. A cada paso que daban el campo parecía hacerse más interminable. André que iba el primero se giró hacia los otros y dijo:

-Chad, ¿no había por aquí un lago donde se puede pescar?

-Sí. –contestó Chad -¿Quieres que te lleve allí? -André asintió y los dos se fueron dejándolas solas.

Danna no sabía qué hacer, si Anne sacaba el tema no tendría otra que contarle la verdad. No podía huir eternamente. Lo temido llegó cuando tras una conversación sin importancia Anne pronunció la pregunta.

-¿Qué es lo que ha pasado con André y Chad?

Danna suspiró y comenzó a contarle todo lo sucedido desde el principio, comenzando desde el día del accidente de André. Cuando terminó Anne estaba muy enfadada.

-Eres de lo peor, lo tenías todo planeado desde el principio, me dijiste todo eso de André no porque lo pensaras de verdad sino porque querías tener el camino libre.

-Anne eso no es verdad.

-Eres una mentirosa.

Isabella que había permanecido callada habló por fin:

-Anne deberías escucharla, no interpretes mal las cosas.

-¡Cállate! -gritó Anne con rabia -¿Tú lo sabías todo desde el principio, verdad?

-Anne, no quería decírtelo para no hacerte daño.

-No pongas excusas. Dejarme en paz -con esto se dio la vuelta y comenzó a alejarse mientras Isabella la seguía.

Danna en mitad del campo dorado miró al cielo mientras pensaba por qué la estaban sucediendo todas esas cosas. Sus veranos siempre habían sido aburridos y tranquilos, pero este estaba siendo totalmente distinto. Estaba segura de que iba a recordar ese verano toda la vida. Mientras sentía como el viento acariciaba su piel, André apareció a lo lejos entre el trigo. Ella le observaba mientras él se acercaba mirándola fijamente y recordaba cada ínstate que había pasado con él y como a cada momento sus sentimientos por él crecían y se iban haciendo más fuertes. La verdad entendía que Anne se hubiera enfadado pero ella no tenía la culpa de lo que sentía. Es difícil controlar los sentimientos del corazón.

André ya estaba frente a ella, se miraron de forma dulce y se abrazaron mientras él le susurraba al oído:

-Siento que esto ya lo he vivido -Danna sintió que su corazón daba un vuelco al darse cuenta de que lo que estaba pasando. Ella ya lo había vivido pero en un sueño.

-Será mejor que te vayas, Anne lo sabe todo y lo más seguro es que nos este mirando ahora.

Anne estaba a lo lejos observando la escena. Chad también lo había visto todo y miraba como esta con cara de dolor se daba la vuelta y se alejada de la zona desapareciendo totalmente.

-Está bien princesa –dijo André de forma dulce.

Dejaron de abrazarse y se quedaron en silencio tan solo mirándose. Luego André se dio la vuelta y comenzó a alejarse hasta desaparecer entre el cielo azul y el horizonte. Chad que estaba totalmente fuera del ángulo de visión de Danna la miró y comenzó a caminar hacia donde André había desaparecido unos instantes antes.

Tras quedarse sola, una oleada de preguntas sin respuestas atacaba a su mente cada vez más de una forma más fuerte e impaciente. Como si aquellas preguntas ansiaran tener respuesta. Sentía que algo no estaba bien y esto le producía un sentimiento de ansia y preocupación. ¿Por qué razón el sueño que había tenido hace tanto tiempo se había cumplido? Ni siquiera sabía de la existencia de André ¿cómo era posible soñar con alguien que nunca habías visto? ¿Acaso era un tipo de premonición? Y ese no era el único problema sin resolución, Anne estaba muy enfadada tanto con ella como con Isabella. Chad que la amaba tanto, tenía que soportar ver como ella sufría por no ser correspondida por su mejor amigo André. No estaba segura de que era lo próximo que podría ocurrir. Quizás todo esto ya estaba predestinado a pasar y no había forma alguna de evitarlo. Tenía que haber alguna solución para lo que estaba ocurriendo. Pero es más difícil que eso, nunca llueve a gusto de todos y esta lluvia parece emanar del cielo con una fuerza arrasadora.

Nos encontrábamos en el centro de un gran huracán de sentimientos. Isabella era la única que se mantenía al margen. Ella no quería a nadie así que no tenía que preocuparse por ningún enredo amoroso. ¿Anne le daría una segunda oportunidad? si Chad tenía razón en la forma de ser de Anne lo dudaba. Solo esperaba que esa pelea no separara a Danna e Isabella. Eran mejores amigas desde hacía unos 4 años. Suspiró y se dejo caer hacia atrás. Tumbada entre el trigo podía ver tan solo el cielo el cual tenía hoy un color excepcionalmente hermoso. Ahora estaba comenzando a anochecer y se veía con tonos rojos, fucsias y naranjas. Un contrastaste que lo hacía mágico. Danna se puso una mano en el pecho. Era una sensación tan extraña pero a la vez tan placentera aquella que sentía cuando estaba con él. Tenerle cerca hacía que su piel se erizara, un susurro, un pequeño roce y un escalofrió surgía y recorría todo su cuerpo hasta llegar a su nuca. No podía evitar mirar sus labios de aspecto suave y jugoso que la atraían como un imán. Era como una droga. Intentaba no dejarse atraer por su irresistible encanto pero pensaba que ya era tarde, había caído rendida ante él, le había probado. Ahora le sería imposible mantenerse lejos de él.

Se dio cuenta de que ya estaba a punto de anochecer y se dirigió a la casa donde tarde o temprano tendría que volver y encontrarse con Anne. Sería más difícil encontrar el camino de vuelta una vez que cayera la noche dejando todo en completa oscuridad, así que se dio tanta prisa como pudo en volver. Cuando llegó todos estaban recogiendo las cosas para volver a la ciudad. La tensión podía palparse en el ambiente. Su madre salió por la puerta y la vio llegando al lugar.

-Cariño -dijo con voz preocupada -¿dónde estabas?

-Me quedé dando una vuelta, mama. Siento haberte preocupado.

-Bueno, ayúdanos a recoger las cosas.

Cuando se montaron en el coche eran ya las once de la noche. A Danna se le hizo el viaje interminable e incomodo y estaba segura de que no era la única.

4 comentarios:

Aria Dreamer dijo...

OOOO! maldicion, pobre Danna. André es un buen chico y yo creo que Chad ayudara a Anne siempre y cuando ella deje el rencor de lado.

MUy buen capi, me dio un poco de tristeza.

Saludos :)

Alice dijo...

Me encanta, Me encanta y Me encanta :D Por fin Danna y André se dejan las cosas claras. Ya era hora :p y al parecer ya son pareja, me alegro por ellos aunque me da un poco de pena Anne pero espero que lo entienda y ponga por encima su amistad con Danna e Isabella :D espero el siguiente con mucha intriga y ganas. un beso

VicksBlogs dijo...

Es increíble lo que ha pasado, seguro que Anne la terminará comprendiendo...

Espero con ansias el nuevo capitulo.

Tebi dijo...

Que recuerdos... me encanta =D

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...