domingo, 14 de noviembre de 2010

Sueños en la oscuridad (13)

Recordamos que en el post anterior se encuentra el capitulo 7 de promesas bajo las estrellas. Esperamos vuestros comentarios contándonos vuestra opinión porque sin ellos no seguiríamos escribiendo.
Me desperté lentamente mientras los primeros rayos de sol comenzaban a entrar por la ventana. No estaba segura de si me encontraba en mi cama o en la de Luke, ¿Luke? ¿Quién era Luke? Poco a poco fui enfocando la vista hasta ver por completo mi habitación. Había sido uno de los sueños más vividos que había tenido. Incluso estaba empapada de sudor como si realmente el sueño hubiera sido real.
No comprendía que me ocurría últimamente; había tenido tres sueños en los que salían los hermanos, dos de ellos relacionados con el edificio en el que se realizaban las reuniones de arte y ahora empezaba a tener este tipo de sueños…
Me levanté de la cama y me dirigí hacia el baño para tomar una ducha fría antes de bajar a desayunar e ir a clase.
Salí del baño ya vestida y fui hacia la cocina en la que me esperaban papá y mamá tomando una gran taza de café y conversando entre ellos.
-Hola preciosa, ¿qué tal has dormido? –preguntó papá mientras se echaba otra taza de café.
-Como siempre.
-Se te ve algo cansada, ¿seguro que has dormido bien? –mamá siempre tan observadora.
-Sí, no te preocupes. Me voy ya, no quiero llegar tarde –dije cogiendo una manzana del frutero y dándole un mordisco mientras me iba.
Salí cerrando la puerta y cuando fui a darle otro mordisco a la manzana me quedé paralizada al descubrir que Beth estaba en el porche de mi casa al parecer esperándome a mí. Anduve hasta quedar frente a ella.
-¿Qué es lo que quieres? –dije de manera cortante sin poder evitarlo.
-Siento lo de la otra noche. Entiendo que estés enfadada y si he venido aquí ha sido para disculparme contigo.
-¿Por qué tendría que dejarte acabar? –la ira comenzaba a bullir dentro de mí.
-Alex solo déjame acabar, por favor. –parecía sentirlo de verdad asique la deje seguir –No me di cuenta de que estaba haciéndote daño y de que estaba perjudicando a Dan. Solo quería decirte que me mudo y que tienes el camino totalmente libre con él. Ayer descubrí que Dan siempre te quiso a ti.
-Espera, ¿cómo que me quiso a mí? –la confusión debió de reflejarse en mi cara porque comenzó a explicarse.
-Cuando estuvimos juntos Dan nunca llegó a ser mío de verdad. Siempre parecía estar esperando a alguien, como si nunca durmiera tranquilo por si aparecía. A veces, le encontraba observando entre la multitud como si buscara a alguien en concreto. Ahora lo sé. Te buscaba a ti. Ayer lo comprendí todo y por eso no quiero que estropees algo que de verdad es importante para él.
-Yo…
-No tienes que decir nada. Solo cuídale bien, se lo merece –acto seguido se fue en dirección contraria a la casa de Dan y yo me quedé allí parada sin saber qué hacer.
Cuando salí del shock en el que me encontraba después de la visita de Beth, miré la hora y vi que de nuevo llegaba tarde. Salí corriendo y cuando llegué al instituto tuve que parar durante unos minutos para recuperar el aire. Al menos había conseguido llegar a tiempo. En ese momento escuché una voz detrás de mí.
-¿Has venido corriendo? –dijo la voz de Chris.
-¿No es obvio? –al instante me arrepentí de haberle hablado así, -Lo siento, pero antes de venir me encontré con Beth y tuvimos una conversación sobre Dan. No he debido pagarlo contigo.
-¿Beth? ¿Sobre Dan? –Chris puso cara de pocos amigos y comenzó a andar mientras yo trataba de llevar su paso.
Caminamos en silencio mientras se hacía cada vez más evidente que el encuentro que habíamos tenido el día anterior aun seguía en nuestra memoria consiguiendo que la tensión fuera patente entre nosotros. Chris me acompañó hasta la clase de historia, se despidió con un simple hasta luego y siguió su camino.
Entré en clase y me dirigí a mi sitio donde Dan ya estaba sentado. Me senté con indiferencia, saqué mi libro y le ignoré.
-Alex… -en ese momento entró el profesor pidiendo silencio y ahorrándome tener que dirigirle la palabra a Dan.
Durante toda la clase los dos nos mantuvimos en silencio mientras nuestros compañeros hablaban animadamente entre ellos. La tensión se palpaba entre nosotros. Al parecer esto era lo único que tendría hoy con los dos hermanos.
Nada más tocar el timbre, recogí mis cosas lo más rápido que pude y me dirigí hacia la puerta, una vez en el pasillo fui en dirección a la salida pensando en saltarme las demás clases cuando una mano me agarró del brazo y me frenó haciéndome girar y poniéndome cara a cara con Dan.
-Tenemos que hablar –dijo con semblante serio.
-No tenemos nada de qué hablar –quería hablar con él, pero era tan orgullosa que me negaba a dejarle ver que quería arreglarlo.
-Eso lo veremos –su voz era desafiante.
Agarró mi mano y tiró de mí hacia fuera llevándome en dirección al coche que tenía aparcado en el lado opuesto de la entrada.
-¿Dónde vamos? –pregunté desconcertada.
-Lo veras cuando lleguemos –me abrió la puerta del copiloto para que entrara y después dio la vuelta y entró también en el coche.
Después de 10 minutos de silencio, aparcamos cerca de un parque en el que no había estado nunca. Dan salió primero y esperó a que yo también saliera para cerrar el coche. Comenzó a caminar obligándome a seguirle. Noté que nos adentrábamos cada vez más en el parque porque los árboles parecían estar cada vez más juntos y aumentar en número. De repente, Dan se paró en seco y casi chocó con él.
-¿Qué pasa ahora? –pregunté antes de que Dan avanzara más quitándose de mi camino y permitiéndome ver el hermoso paisaje que se alzaba ante mí.
Los árboles se abrían dejándome ver un claro en forma de media luna. Las hojas de los arboles habían comenzado a caer dejando entrever el cambio de estación. Era una vista magnifica.
-Aquí es donde vengo siempre que necesito pensar o relajarme. Quise traerte la otra noche, había preparado algo especial para los dos –dijo Dan hablando por primera vez desde que habíamos montado en el coche.
-Yo… -no sabía que decir.
-Lo siento mucho Alex. No quise hacerte daño. La razón por la que accedí a encontrarme ayer con Beth fue para dejarle las cosas claras. Sentí añoranza por una vieja amiga. Nada más.
-Dan tú no.
-¡No! Déjame acabar. Te quiero Alex y no quiero arruinar esto por mi estupidez.
-Lo siento, Dan. Me puse celosa y no me di cuenta de que te estaba haciendo daño –mi voz fue apagándose a medida que hablaba.
Dan contestó acercándose a mí. Rozó mi mejilla con su mano y me besó. Fue el beso más dulce que había recibido y por desgracia terminó demasiado pronto.
-¿Qué ocurre? –pregunté desconcertada cuando Dan se alejó.
-Comienza a hacer frío y deberías volver a clase –Pareció una simple excusa para alejarse pero se quitó su chaqueta y la puso sobre mis hombros para remarcar que lo decía por mí, -¡Guau! Está ardiendo –dije apretujándome con ella.
-Así no pasaras frío –dijo misteriosamente.
-Tienes razón. Deberíamos volver –tomé la mano que me ofrecía terminando así con el tema de la chaqueta y caminamos de vuelta al coche.
Había arreglado las cosas con Dan pero en mi mente aun seguía presente lo ocurrido con Chris el día anterior. Estaba engañando a Dan o al menos lo había hecho el día anterior. Necesitaba hablar con Chris cuanto antes y aclarar lo que había ocurrido entre nosotros.
-¿Qué ocurre? –preguntó Dan intuyendo que me ocurría algo bastante rápido. Era extraña la facilidad con la que podía leerme.
-Nada, solo estaba pensando en que no suelo faltar a clase a menudo.
-Tal vez soy una mala influencia –inmediatamente una sonrisa se dibujó en su cara.
-Tal vez –dije divertida.
Una vez en el coche Dan decidió que ya que habíamos faltado a la mayoría de las clases, por saltarnos el resto no pasaría nada. Me llevó a un pequeño café casi a las afueras de la ciudad y una vez dentro nos pidió una taza de café ya que según él eran las mejores.
-Aquí tienes –dijo entregándome una taza y sentándose enfrente mía.
-Gracias –sonreí con dulzura y bebí un pequeño sorbo de mi café.
-¿Y bien? –preguntó expectante.
-Me encanta.
-Te lo dije –tomó mi mano con muchísima dulzura y me miró de tal manera que enrojecí inmediatamente.
Estuvimos hablando durante más o menos media hora y cuando cogí mi taza y bebí, descubrí que se había quedado helada.
-¿Qué pasa? –preguntó Dan mirándome con curiosidad.
-Mi café se ha quedado frío y no puedo beberlo así.
-Déjame verlo –Me intrigó que quisiera tomar mi taza, ¿acaso no me creía cuando decía que estaba frio?
-Yo creo que está bastante caliente –dijo mientras me entregaba la taza.
Cuando la agarré me sorprendí muchísimo ya que tuve que dejarla rápidamente en la mesa porque estaba quemándome. Era imposible, un minuto antes la taza había estado helada y Dan la había sujetado apenas unos segundos.
-¿Cómo…? –mi mente estaba desconcertada.
-¿Cómo qué? Tu taza está ardiendo, apenas he podido tocarla unos segundos –sonrió misteriosamente como si supiera más de lo que decía.
Lo deje pasar porque él tenía razón ¿de que manera podría haberla calentado? Seguramente habían sido cosas de mi imaginación.
Después de terminar nuestros cafés volvimos a montar en el coche. Dan me llevó a casa y se despidió de mi con un beso fugaz, apenas un simple roce en los labios. Parecía tener fiebre ya que sus labios estaban ardiendo y parecía estar haciendo un gran esfuerzo por ocultármelo. Su cara estaba realmente blanca y algunas gotas de sudor se entreveían en su nuca. Le vi arrancar el coche y seguir calle arriba en dirección a su casa mientras yo entraba en la mía preocupada por él y con una sola cosa en mente. Aclarar las cosas con Chris.

8 comentarios:

Cynthia dijo...

uffff era un sueño, yo incluso me lo había creído!! Dan me encanta pero Chris tambien, no podria elegir.

Aria Dreamer dijo...

Comparto la opinión de Cynthia. Ambos son fantásticos es muy dificil elegir, y el capitulo fue genial espero que quede todo claro con chris

y que no haya problemas con dan.

XD la reaccion con la taza me dio risa XDD

saludos

.•.•.Aphrodite.•.•. dijo...

Ahh espero que Dan este bien! Me encanto el capi, ojala publiques pronto :D

Besos

Deby dijo...

genial, espero que publiques cuanto antes la próxima!

Laberinto de libros dijo...

Ya me he puesto al dia con "sueños en la oscuridad" me encanta la historia.Ya estoy esperando el próximo capitulo y haber que pasa con Dan y Chris.
Besos ^^

Citu dijo...

Ay cual va elegir uy se me parte el corazon con cualquiera de los dos . Sigan soñadores

rakel_correos dijo...

cada vez mas interesante la historia espero que sigas escribiendo

Lilith... dijo...

q fuerte, q fuerte...
mencion honorífica al comportamiento de Beth,la chica se ha portado, ya decia yo q no era una warra!!
me encanta el capitulo y ese tal Luke es muy intrigante, sigue sigue, q nos tienes a todos en vilo.
Dan, Chris,Dan, Chris... q indecision,pobre Alex. (aunq yo inclino la balanza por Dan).
ya sabes, continua escribiendo, q aqui tienes un monton de seguidores incondicionales. un beso
pd: repito, q maja q es Beth!!

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...