viernes, 18 de junio de 2010

Sueños en la Oscuridad (11)

DAN

-Bueno es hora de llevarte a mi sitio especial –le dije con una sonrisa que iluminaba mi cara. Era la primera vez que iba a llevar a una chica conmigo y quería demostrarle a Alex lo especial que era para mí.

-Me encant.

-¡¿Ford?! -me giré para ver quien me llamaba, -¡No puedo creer que seas tú!

-Guau Beth, ¡Cuánto tiempo! -dije abrazándola.

-Alex esta es Beth. Beth esta es Alex.

-Encantada.

-Lo mismo digo -dijo girándose para mirarme.

-No esperaba encontrarte por aquí.

-Yo tampoco.

-¿Cómo te va todo? Hace mucho que no nos hemos visto -su mirada estaba fija en mis ojos como había echo siempre, realmente parecía que podía ver a través de ellos.

-Sí, tienes razón. La verdad es que he estado algo liado, ya sabes… el grupo de arte y las clases, apenas nos hemos visto.

-Creo que tenéis mucho de lo que hablar, -dijo de repente Alex, -será mejor que me vaya y os deje para que charléis.

-Alex… -dije mientras veía como se daba la vuelta y se marchaba.

-Lo siento -oí que Beth decía.

-¿Por qué? no has hecho nada -dije girándome para mirarla.

-Ella se ha ido por mí, no pretendía arruinaros la noche.

-Tranquila, mañana hablaré con ella cuando se le haya pasado. En fin, ¿te apetece que te lleve a casa y me cuentas que ha sido de tu vida en este tiempo?

-Por supuesto -su sonrisa consiguió animarme un poco.

Nos dirigimos al coche y mientras conducía en dirección a su casa, hablamos sobre todo lo que nos había pasado en este tiempo y sobre todo le hablé de Alex, como nos habíamos conocido, como en apenas unos días ella había logrado hipnotizarme…

Cuando llegamos a su casa, paré el coche y me giré para despedirme.

-Ha sido bueno verte de nuevo.

-Ya lo creo que sí, me gustaría invitarte a tomar algo mañana y hablar más tranquilamente. No quiero que pase tanto tiempo para verte de nuevo.

-¿Por qué no? Estaría bien. Mándame un mensaje al móvil con la hora y pasaré a buscarte.

-Perfecto -miré como salía del coche y se despedía con la mano.

Esperé hasta que la vi entrar en su casa y después arranqué el coche y volví a la mía. Al entrar por la puerta vi que mi padre me esperaba allí.

-¿Dónde has estado?

-He salido con una amiga -dije con voz cansina sabiendo lo próximo que vendría.

-No puedes estar haciendo el tonto siempre, tenéis que buscarla. Sabéis lo que pasará sino la encontráis.

-Lose padre.

-No parece que lo sepas. Os he enseñado todo lo que se. He sido vuestro mentor durante tanto tiempo que ya ni lo recuerdo.

-No te preocupes, estamos en ello.

-Más os vale sino queréis que ella muera por algo que ni siquiera sabe -acto seguido se marchó a dormir al piso de arriba.

Resoplé, me apoyé contra la pared y cerré los ojos pensando en lo bien que iba la noche con Alex y como cuando apareció Beth todo pasó a un segundo plano sin darme cuenta siquiera. Mientras estaba sumergido en mis pensamientos llegó Chris. Al verme allí apoyado con los ojos cerrados, se acercó a mí y me tocó el hombro. Abrí los ojos y le miré intensamente. Teníamos esa clase de relación en la cual las cosas importantes no hacia falta decirlas con palabras.

-¿Cómo está? -pregunté sabiendo la respuesta.

-Bastante molesta. La encontré cuando se iba sola para casa y la acompañe a dar una vuelta para que se calmara. Después la he llevado a casa.

-Yo tenía que haberlo hecho, pero no se que pasó… el ver de nuevo a Beth fue toda una sorpresa y simplemente no pensé con claridad.

-Se le pasará.

-Chris no te entiendo, tú también la quieres, la has querido siempre, ¿por qué no has aprovechado esta oportunidad?

-Porque ella siente algo por ti como siempre ha hecho pero también lo hace por mí y en cuanto tú la cagues yo estaré ahí -dijo sonriéndome mientras se iba escaleras arriba.

No tenía sueño así que decidí salir al jardín y tumbarme en una de las hamacas para pensar. Era una noche especialmente calurosa y en cuanto estuve un rato tumbado mirando las estrellas caí rendido.

El autobús paró de golpe en frente del instituto de música y un par de personas y yo bajamos en la parada que había en frente. Crucé la carretera y entré. Me dirigí hacia el aula en el que solía tocar y cuando me acercaba por el pasillo oí la melodía de una preciosa canción tocada al piano. El sonido parecía provenir del aula al que me dirigía. Intenté no entrar, pero el impulso de seguir aquel maravilloso sonido era más fuerte que yo. Abrí muy despacio la puerta para no molestar a la chica que se sentaba al piano. No se cuanto tiempo estuve allí, pero cuando la música cesó, algo se apagó dentro de mi.

-Precioso -dije aplaudiendo.

-Gracias -me sonrió dulcemente y guau su sonrisa iluminó toda la habitación.

-Lo siento, pensé que estaría vacía. Siempre toco aquí.

-No te preocupes, ya he terminado -dijo recogiendo sus cosas.

-No tienes porque irte, podemos compartir el piano, tocar algo juntos, -la acababa de conocer pero no podía dejar de mirarla.

-Está bien.

-Mi nombre es Daniel pero todos me llaman Dan -dije dándole la mano.

-Alice. Mucho gusto.

Estuvimos tocando juntos y después ella me enseñó algunas composiciones propias y yo toqué algo para ella. Nos reímos, charlamos y comenzamos a conocernos.

Me desperté poco a poco con la primera luz del amanecer y el recuerdo del sueño me asaltó. Era una de las muchas veces en que nos habíamos encontrado. Esa vez en concreto me había dado un nombre falso, pero según pasaron los días nos fuimos haciendo amigos y me reveló su verdadero nombre. Se llamaba Alex. No había tenido una vida fácil y le costaba conocer gente por eso daba un nombre falso.

Me desperecé y subí a ducharme. Más tarde desayuné, cogí un bloc de dibujo y fui caminando hasta el parque donde solía ir siempre que necesitaba pensar. En esta época del año me encantaba venir a pintar, según pasaban los días el otoño se adentraba más y más y me gustaba inmortalizar el cambio del paisaje. Me senté bajo un árbol, abrí mi bloc y comencé a pintar. El tiempo perdió forma mientras dibujaba y cuando casi había terminado, otra imagen sustituyo a la del parque en mi mente. Alex, siempre Alex. Pasé a una hoja en blanco y comencé a dibujarla como había echo siempre. No olvide ningún detalle y el retrato había quedado perfecto. Daba el efecto de que ella estuviera aquí en lugar de una hoja con la belleza que ella poseía. Mientras lo miraba, sonó mi móvil, era un mensaje de Beth.

Te espero a las 17:00 donde siempre. Un beso.

Era extraño volver a recibir mensajes de Beth. Me levanté, y emprendí el camino de vuelta. Cuando entré en la calle donde se encontraba mi casa y la de Alex, decidí que era el momento para hablar con ella.

Estaba delante de su casa y de repente me sentía indeciso, no sabía como explicarle las cosas de tal manera que no malentendiera nada. Llamé a la puerta y cuando abrieron vi la cara de una mujer.

-Buenos días, ¿está Alex? -pregunté de manera educada.

-Sí. Pasa, tú debes de ser Dan ¿verdad? -Alex se parecía muchísimo a su madre. Había heredado el color de su pelo, las ondulaciones de este y la forma de sus labios, -enseguida aviso a Alex.

-Gracias.

Me guío hacia el salón y me presentó al padre de Alex.

-Cam, este es Dan el amigo de Alex.

-Mucho gusto en conocerlo señor -extendí mi mano para estrecharla con la suya.

-Lo mismo digo. Siéntate porque nunca se sabe cuanto van a tardar estas chicas.

Me senté a esperar con su padre mientras su madre subía a buscar a Alex. Unos minutos más tarde bajaron las dos y Alex y yo salimos a hablar fuera mientras caminábamos por el barrio.

-Yo quería disculparme… -comencé diciendo, -no tenía que haber dejado que te fueras sola ni haberme centrado tanto en Beth, pero trata de comprenderme, llevábamos mucho tiempo sin vernos y nos conocemos desde que éramos unos críos.

-Lose, Chris me lo contó y también se que salisteis juntos y… también lo siento. No tenía que haberme puesto así, solo que no se que me pasó os vi tan bien juntos que yo… -su voz se fue apagando a medida que hablaba y noté que aun así le costaba reconocer la verdad.

-¿Estabas celosa? -pregunté con una sonrisa picarona.

-¿Qué? ¡No! -el color rojo comenzó a extenderse por su cara.

-Tranquila es broma -dije riéndome y dándola un beso muy tierno.

-Bueno he pensado que podríamos quedar esta tarde y hacer algo juntos.

-Yo… no puedo esta tarde. Lo siento -me sentía como si la estuviera traicionando pero no creía que pasara nada malo por quedar con una vieja amiga.

-¿Por qué? ¿Qué tienes que hacer?

-He quedado con Beth -miré hacia otro lado sintiéndome cada vez más incomodo.

-¡Ah! Perfecto. Puedes irte ahora con ella si quieres, yo me voy a casa.

-Alex, espera por favor.

-¡No! déjame sola ¿vale?

La impotencia me invadía mientras veía como se marchaba. Entonces comencé a recordar todas las veces que nos habíamos encontrado y como cada momento había sido especial y nadie se había interpuesto entre nosotros, ni siquiera Chris por el que también había sentido algo. Realmente no pensaba que Beth lo estuviera haciendo, lo nuestro ya se había acabado y solo quedaba amistad. Alex nunca se había comportado así cuando nos había visto a Chris o a mí con otra amiga, pero quizás esta vez fuera diferente, esta vez nos habíamos besado…

Cuando salí de mi ensoñación, decidí volver a casa. Por el camino me encontré con Chris.

-¿Qué pasa hermanito? Se te ve deprimido -parecía bastante feliz.

-He hablado con Alex pero la cosa se ha torcido y se ha enfadado de nuevo.

-Te compadezco, cuando las chicas se enfadan te dan dolor de cabeza hasta que consigues que te perdonen -logró que sonriera y que me fuera animando mientras seguíamos hablando.

-¿Y tú de dónde apareces?

-Vengo de ayudar a Sam con uno de sus cuadros.

-¿Uno de sus cuadros? Seguro -comenzamos a reírnos mientras me daba de forma suave en el brazo.

Cuando llegamos a casa nuestro padre nos esperaba sentado en la mesa para comer.

-Llegáis tarde -tenía un semblante más serio de lo normal.

-Lo sentimos -dijimos a la vez.

Mientras comíamos todos nos mantuvimos en silencio hasta que Chris decidió romperlo.

-¿Qué ocurre?

-He tenido noticias de que tienen una pista de la chica, -parecía concentrado en sus pensamientos mientras nos decía aquello, -¿Pensáis buscarla en serio de una buena vez?

-Estamos en ello padre, pero no tenemos manera de saber si se encuentra en esta ciudad o en otra -dije bastante preocupado por lo que nos acababa de contar.

-Deberíais, sois sus protectores. Tenéis que poder sentirla o reconocerla.

-Buscaremos con más urgencia -así zanjó el tema Chris.

Cuando terminamos de comer, Chris y yo decidimos salir a dar una vuelta y conversar sobre lo que nuestro padre nos había contado.

-Debemos tener cuidado, nadie debe sospechar que sabemos quien es, ni siquiera nuestro padre. Es nuestro deber protegerla.

-Lose, lo que me parece raro es como ha podido enterarse de que tienen una pista –dije pensativo.

-No lose pero deberíamos investigar.

-Estoy de acuerdo. De momento quizás deberías vigilarla tú sin que se entere porque creo que a mi no quiere verme.

Después de eso, Chris se fue de nuevo con Sam y yo volví a casa para ducharme y cambiarme de ropa para ver a Beth.

Cuando quedaban diez minutos para las 17:00, salí de casa, monté en la moto y me dirigí hacia el viejo cine el cual habían cerrado hace casi ya tres años. Beth y yo solíamos quedar allí, nos colábamos y pasábamos el rato juntos. Hablábamos, reíamos, jugábamos… Era un sitio especial para los dos.

Llegué cinco minutos después, aparqué la moto y entré. Beth aun no había llegado y un torrente de imágenes y recuerdos vinieron a mí después de haber pasado tanto tiempo sin volver al cine.

-Como siempre tú entras sin esperarme -me giré para ver a Beth sonriéndome desde la puerta.

-Hay cosas que nunca cambian -los dos comenzamos a reírnos y nos dirigimos a nuestros asientos.

-¿Sabes? Echaba de menos esto -me miró intensamente dejando traslucir sus sentimientos.

-Beth…

-Dan, al verte el otro día me di cuenta de que aun tengo sentimientos por ti.

-Lo nuestro acabó hace tiempo porque los dos lo quisimos así, no puedes pretender aparecer así de repente y que todo sea como antes.

-Lose, es solo que no puedo evitarlo.

-Beth, yo te quiero mucho y siempre te voy a querer pero como amiga. El cariño que te tengo no va a cambiar, pero ahora Alex está en mi vida y la quiero -dije acariciándole la mejilla.

-¿Es por ella verdad?

-¿El qué? -estaba desconcertado, ¿qué podía saber ella?

-Ella es la chica de la que estabas enamorado cuando estabas conmigo. Se que me querías pero siempre parecía como si estuvieras esperando a alguien más.

Fui a contestar pero me tapó la boca con la mano mientras me decía:

-No digas nada -lo comprendo. Es hora de que me aleje de ti definitivamente.

-Siempre vas a ser mi mejor amiga. Hemos estado juntos desde pequeños, nada va a cambiar eso.

-Eso espero -su sonrisa volvía a aparecer.

-Y ahora me gustaría disfrutar de la tarde contigo -le guiñe un ojo y sonreí.

Pasamos una tarde muy especial. Era como lo recordaba, parecía que todo volvía a ser como antes. Salvo por una cosa, Alex. Ella siempre estaría en mis pensamientos, incluso Beth se había dado cuenta de eso.

Llevé a Beth a su casa y antes de entrar en casa nos despedimos.

-Voy a echarte mucho de menos.

-Esto no es una despedida, puedes llamarme cuando quieras -le di un beso en la frente y una sonrisa y devolviéndomela me guiñó un ojo y entró en casa.

La tarde con Beth había logrado animarme y ahora que estaba todo claro pensaba que las cosas con Alex podrían ir mejor.

17 comentarios:

isabella macouzet dijo...

Me sorprendo a mi misma, esta vez he sido la primera, que genial y ademas de todo el capitulo, aunque fue muy tardado estuvo excepcional de verdad no saben cuanto.

Espero el siguiente

Dark_Crys dijo...

Me gustó el capitulo, avisame cuando salga el otro

san_jacob dijo...

holiss!! lei el cpi y me regusto la verdad , Alex se puso roja de los celos pero que bueno que el la ama y la escogio por encima de beth!
Que tengan un hermoso finde!! Besos! te cuidas! :)

Pame dijo...

¡Hola! Me gusto un mundo el capitulo, te ha quedado buenísimo. Nos leemos prontito.

¡Un Beso!

Citu dijo...

Que capitulo más tierno te quedo genial sigue.

Shadow of the dark dijo...

Que capítulo más bonito :)
Espero la continuación!
Shadow

laqua dijo...

¡Felicitaciones! ¡Está muy bien escrito!
Aunque debo reconocer que no entiendo, ni entenderé jamás, a los vagos que no concretan con la actual ni dejan de tontear con la ex. En fin...
¡Feliz fin de semana!

Soñadores dijo...

Muchas gracias laqua me alegra mucho viniendo de ti. ;)

Flopii dijo...

Wow, me he mareado un poco con este capítulo, quiero saber más, leer más, es un vicio comprobado, jajajaj
Muchos besos, sigan así, Flopii

Alma de luz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
angels dijo...

wow que romantico, esta genial el capitulo... avisame cuando salga el siguiente.

Besos

Gabryel Leal dijo...

eh caido en cuenta ke el chaval es muy sentimental je,

Itz dijo...

bueno el o yo jajajaja

Lilith... dijo...

q wena q es beth, para nada el prototipo de exnovia puta, es un sol, me encanta!!!!
x cierto, dan es genial, aunq en mi opinion deberia pelearse con chris por alex, eso estaria mazo de guay!!!!
besos
continua!!!!! q yo te apoyo!!!

Iah Monaxie dijo...

Me he tardado un siglo pero al fin he leido todo :D Uff hasta yo sentí algo de celos! pero a pesar de todo Beth no se ve mala persona. Muero de la curiosidad por saber que esconde el padre de los hermanos! y de qué han de protegerla. Dan es tan lindo!! es una lástima que las cosas le hayan salido de tal manera. Bueno ya me despido espero el otro capi!Felicidadees esta increíble y se pone mejor ;D Besos

Alma de luz dijo...

me encanta , ya lo sabes .Tiene una trama muy interesante .Me encanta Dan pero chris no esta nada mal xD es dificil elegir jaja spero con ganas el siguiente cap :)

Soñadores dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...